12/1/2014

Propósitos

1 comentario:
Cuando era niña llegó un momento en que tener propósitos de año nuevo se convirtió en algo cansado y repetitivo. Recuerdo comer las uvas de manera insaciable y, en lugar de marcarme objetivos, pedía deseos. Hacer ejercicio, comer menos, comer más, adelgazar, tener novio, llorar menos, dejar a ese novio, adelgazar más y un larguísimo etcétera. De tres años para acá -sí, apenas, ¿qué tal?- entendí que, así como cuando te haces preguntas incorrectas, yo no hacía nada con esas ideas vagas que me llenaban de emoción de 12:00 am del 1 de enero, a 12:05am del mismo día.

Durante estos 12 días que han pasado del 2014, cada vez que me ocurre algo, digo "como propósito de año lo haré/pensaré/revisaré." Y, evidentemente, todo eso se me ha olvidado, ya que queda como una promesa al aire que nadie escucha, tal vez ni siquiera yo. Una amiga del trabajo me dijo que era importante escribirlo, que hiciera constancia de que este año todo lo que me proponga no sea un reto, sino un camino para ser la persona que quiero ser. Y me pareció una idea tan hermosa, porque en serio lo que soy ahora no es la persona que quiero ser. Quiero ser mejor, quiero brillar y compartir las cosas buenas que me pasen. Y por eso hago este post: estos son objetivos que me gustaría cumplir en el año, pero también son deseos de ser una mejor persona.

1.- Quiero leer más. De un tiempo para acá no me ha dado por leer compulsivamente como lo hacía en la carrera. Mi teoría es que cuando por fin dejé la universidad, necesitaba un descanso de tanta teoría (qué estupidez). Luego de la maestría, lo mismo, pero lo cierto es que fue pura desidia. Cochina desidia. Quiero recuperar mi Hemingway. No diré cuántos libros leeré (ya que no me quiero decepcionar si no leo, digamos, 200), pero eso sí: leer, leer y leer. Desde los libros que me llegan a la oficina (el otro día me llegaron unos de Gaiman, oye) y los que no leí completos en la carrera, hasta revistas, desde las más clavadas (las estoy viendo, Vanity Fair atrasadas), hasta las que me ayuden a ser mejor en mi trabajo (entretenimiento, moda, belleza, viajes...). 

2.- Quiero viajar más. Por alguna razón nunca viajé fuera del país de niña (excepto por ese mágico viaje a Miami). No sé exactamente por qué, si en determinado momento creo que había posibilidades. Pero he crecido, trabajo y creo que la cosa funciona así: ahorras, planeas sesudamente, ves los mejores planes, compras un boleto, vas, vives, te enamoras de lo que no ves en casa y regresas con esta idea de que el mundo es enorme y tú pequeño. Espero que del trabajo me manden a algún lado, pero también espero conocer por mi cuenta y con calma nuevos horizontes. 

3.- Quiero ver nuevos programas de TV, escuchar nuevos discos y ver muchísimas películas. Me metí a un retito con mi novio y unos amigos de ver películas como si nuestras vidas dependieran de ello. Y no sé si gane, pero sí quiero llenarme de historias y que el cine haga de mí lo que quiera. Quiero ver nuevos programas porque la televisión ha sido esa compañera de vida que jamás me ha decepcionado y quiero que la música vuelva a invadir mi ipod. Y ps también quiero jugar nuevas cosas. Y también quiero perder el miedo a manejar. Es que qué nervios, oye.

4.- Quiero correr. Correr mucho, por lo menos tres veces en la semana. Lo más difícil siempre es esa flojerilla antes de correr, pero debo trabajar en ello. Correr te despeja la mente y es lo que necesito. 

4.1.- Y bailar. Quiero bailar como si fuera 1997.

5.- Escuchar a mi cuerpo. Hace algunos años leí en un libro que ninguna dieta, ejercicio ni decisión sirven, si no escuchas a tu cuerpo con atención. Cuando empezó el año, yo sentía este deseo por comer cosas verdes, y no le hice caso hasta 3 días después. Los otros días sólo comí recalentado, sólo porque estaba ahí. Y apenas me he animado a hacer ejercicio, cuando mi mente me decía repetidas veces que lo hiciera. Luego en tumblr vi un post que dice "Listen to your body, it's smarter than you" y ahí está todo.

6.- Entre los nuevos hábitos que quiero adoptar: dejar las carnes rojas y los refrescos. Acompañar cada comida de agua natural, a menos que en serio quiera algo dulzón, que sea lo menos posible. Y las carnes rojas porque hubo un tiempo en que las dejé y no me sentía inflamada e incluso había una sensación de desintoxicación. Creo que me hizo bien y puede funcionar. 

7.- To let go.

8.- Espero tener un librero decente y quizás arreglar mi clóset. Esto es más bien un recordatorio, porque no tardan en caerse.

9.- Dejar atrás las malas vibras, alejar a las personas que no me hacen bien. Ser más sabia y apreciar lo que tengo. Creo que los que le saben le llaman a esto "pensamiento positivo." 

10. - Supongo que otro recordatorio: ponerme al corriente con mi papeleo. Desde mi proyecto de maestría, hasta la burocracia general. ¡Al menos ya saqué mi IFE!

12.- Querer más a mis amigos. Seguir amando locamente a mi novio. Y ante todo, ser mejor conmigo misma.

Esto es lo primordial. Que sean buenos días. 

Un nuevo lugar.

No hay comentarios:
Escribo mi primer post desde mi nueva computadora. Aquí la presento:




Brilla, reluce, es la sensación del cuarto: justo como las cosas nuevas deben ser. ¿Y mi lap? No ha sido prendida en varios días. Aún tiene mis fotografías más valiosas, mis archivos word con contenido misceláneo y las estampitas de los padrinos mágicos que le puse cuando era fan acérrima de esa caricatura (¿cómo no serlo?). Comentaba en Facebook la tristeza que me da tener que deshacerme de ella. Escribí esto que me dijeron es bueno y, como no quiero que se vaya con la inmediatez de FB, lo pongo aquí:

Ahora que tengo una Mac, me parece conveniente hacer algo con mi lap top viejita, la HP llamada Lap-Pop. Probablemente reciclarla. A pesar de que es un objeto, me dio tantas cosas a nivel sentimental, que me da un poco de tristeza ya jubilarla. Ahí aprendí a usar photoshop y decidí dedicarme a la fotografía un rato. En ella escribí todos los malditos posts de mis malditos blogs, las extensísimas conversaciones por msn con mis mejores amigos (o chicos que me gustaban), todas las cartas que no mandé (y todas las que sí). Descubrí discos increíbles, ahí se me ocurrieron todos esos cuentos que nunca ganaron nada y nacieron todos los trabajos finales que hice en la carrera y en la maestría. Hizo más llevaderos centenares de insomnios, me reveló cosas de las cuales jamás quise ser consciente y posteriormente transformó -por fugaces momentos- en felicidad, años de llanto por el maldeamores (que, cosa rara, el autocorrector de la Mac lo cambia por "moldeadores").
Y miles de cosas más.
Sé que es apegarse a un objeto, es algo que no necesito para vivir. Sería una mala budista, pero que nadie me diga que no sé amar.

Se irá. Compartimos buenas cosas. Pero sé que su destino será bueno. Godspeed You, Lap Pop.

5/12/2013

Cosas felices II

No hay comentarios:
Una vez fui a la fiesta de unos amigos y, cuando me aburrí, decidí tomar un taxi para irme a casa (no era tan tarde, pero la idea de caminar al metro era abominable). Ya en el vehículo, le dije mi ruta habitual al taxista y emprendimos el camino. Justo a la mitad, vimos a lo lejos muchos coches, lo cual daba la idea de que el tráfico estaría terrible, así que me dijo que iba a dar la vuelta en la siguiente calle para que nos fuéramos rápido. Le dije que no había problema, aunque realmente sí hubo uno: tráfico abundante. Ríos y ríos de coches. Mientras estábamos ahí, estaba nerviosa porque solamente llevaba 50 pesos y me daba mucha fiaca decirle que me dejara por insurgentes, para que continuara mi camino en metrobús. Qué flojera.

No sé si el taxista leyó mi mente o todo el nerviosismo se vio reflejado en mi rostro, porque -de la nada-apagó el taximetro. Y justo cuando le iba a decir que no tenía por qué hacerlo, me dijo "no se preocupe señorita, fue mi culpa que nos metiéramos en este tráfico. Van a ser 30 pesos, lo demás va por mi cuenta." Una hora después llegué a mi casa y, a pesar de que quería darle los 50 pesos, me devolvió 20 de cambio y me deseó un buen día.

Y ese fue un momento feliz.


26/8/2013

Un sueño / Una idea.

No hay comentarios:
Hace poco tuve un sueño. Estaba en Acapulco y se supone algo malo iba a pasar. Yo estaba empacando mis cosas en un departamento hermoso (con vista al mar, por supuesto) y, cuando noté la calma que me rodeaba, decidí salir a ver qué pasaba realmente. Cuando crucé la puerta, ya no estaba en Acapulco, sino en algo que -supongo- era Nueva York. Todos corrían a la izquierda y cuando volteé a ver de qué huían, ahí estaba, en todo su esplendor: un tsunami. En ese momento se separó mi yo-del-sueño y mi yo-consciente (¿es posible eso?) y sentí que me dije "¿Qué se sentirá morir así?" y cuando una parte de mí empezó a predisponer la sensación de dolor y sufrimiento, el yo-de-mi-sueño empezó a gritarme que no quería sentir eso, que no la matara y que despertara. Desperté.

**

La soledad.

19/6/2013

Correr

No hay comentarios:
Nunca se me ha dado eso del ejercicio. Siento que cuando hago algo que involucre moverme con ritmo lo hago todo mal y lo único que logro es aumentar el ridículo que habita en mí.

Pero empecé a correr hace poco, y lo disfruto. Mucho, extrañamente. Ya sea en la caminadora de mi casa con mi ipod o al aire libre, creo que es una actividad bonita. Quizás liberadora.

**

Ahora que corro, era obvio que tenía que hacer un playlist. Porque eso hacen los chicos cool. Este es mi top 10 (al menos en este momento de mi vida):


10. Ke$ha - Blow

9. The Ghastly One's - Banshee Beach

8. The B-52's - Rock Lobster

7. Dead Kennedys - California Über Alles

6. Duran Duran - Notorious

5. Far East Movement feat. The Cataracs & Dev - Like a G6

4. Beastie Boys - Intergalactic

3. Skrillex - Kill Everybody

2. Gwen Stefani - Hollaback girl

1. Kanye West - The New Workout Plan

Extra: Todo Kanye West, de hecho. PARA QUÉ NEGARLO.

**

Luego te das tus lujos. Como correr en Santa Monica, California.


Y descubres cosas.